Summertime Sadness

Summertime Sadness

Summertime Sadness

 

Ha llegado septiembre y algunos nostálgicos prematuros del verano ya empezamos a notar esa maldita sensación. Es como una electricidad horrible, una melancolía anticipada, una certeza asquerosa de que al verano ya no le queda mucho que ofrecer. ¡Exagerados!, diréis algunos… Pero los niños nos entienden perfectamente, puesto que ellos ya empiezan a estar bombardeados por todos esos horribles anuncios de “la vuelta al cole”. Ya se empieza a hacer tangible esa exasperante melodía de Lana Del Rey, ese último rayo de sol, ese ocaso de nuestras vacaciones preferidas, esa “tristeza veraniega”…

 

 

Por esta razón, os invitamos (en Instagram) a dar un paseo por una selección de obras pictóricas hacia las que escapar, evitando el abismo otoñal… Porque, desde cierta perspectiva, el arte invita a escapar, como en ese cuento chino en el que el emperador encerraba a un pintor para que éste produjese obras solamente para él. La única oportunidad de escapatoria del pintor era su propia pintura y así, entrando en su propio cuadro, abandonaba su prisión en el palacio imperial. 

 

Hasta en Tatooine, que tiene dos soles, la noche llega… El final del verano, como todo final triste, como todo entierro, no deja de tener ese aire solemne y ritual, así que no dejéis de despedirlo bien elegantes y presumiendo de vuestras joyas de papel. Hacemos piezas para ocasiones especiales y acabamos de dejar bien claro que esta es una de ellas.

 

Amigas y amigos pesimistas, septiembre empieza y el verano va languideciendo… ¡Pero no desesperéis! ¡Volverá! ¿No?