Es navidad

Es navidad

Es navidad

Se supone que ha nacido alguien importante y que se acerca el aniversario de la llegada de tres personajes velados por el paso del tiempo. Tres Reyes Magos de oriente que viajaban lenta pero ininterrumpidamente a la localidad de Belén con regalos también venidos de las místicas tierras del este… A saber: tres joyas forjadas en el antiguo arte japonés del origami (aunque las malas lenguas de Wikipedia digan que este nace en la década de 1960).

 

No nos denunciéis por “adaptar” la tradición. Como diría Stan Lee: ¿roto o mejorado? Solo decimos que no sería mala idea regalar alguna joya de papel este año, en la Noche de Reyes. O al día siguiente… O al siguiente del siguiente…

 

 

 

 

Podéis hacer una lista de pros y contras al estilo de alguna pésima comedia romántica yanqui o simplemente pensar que estaréis comprando un regalo que hará que os ganéis la fama de tener un gusto extraordinario convirtiéndoos, en el acto, en unos reputados estetas. ¡Y además estaréis apoyando a la artesanía gallega consumiendo el producto de una humilde pero ambiciosa empresa de Nigrán!

 

 

Creednos, es la mejor manera de ganaros a ese familiar político que os la tiene jurada. Dicen que la pluma gana a la espada si la espada está envainada y la pluma muy afilada pero nadie tiene nada que hacer contra la exquisitez de cualquiera de nuestras joyas de origami.