Papel

Materia

Parece ser que “materia” comparte su raíz con “madera”. Esta raíz es la latina “mater”, es decir, madre. Y resulta curioso que, efectivamente, la materia que utilizamos para nuestras joyas, el papel, y la madera tengan la misma madre.

 

Es navidad

Es navidad

Se supone que ha nacido alguien importante y que se acerca el aniversario de la llegada de tres personajes velados por el paso del tiempo. Tres Reyes Magos de oriente que viajaban lenta pero ininterrumpidamente a la localidad de Belén con regalos también venidos de las místicas tierras del este… A saber: tres joyas forjadas en el antiguo arte japonés del origami (aunque las malas lenguas de Wikipedia digan que este nace en la década de 1960).

 

En papel

Correos

Nos hemos levantado recordando un proyecto que realizamos en colaboración con Correos en el año 2017. No era un proyecto cualquiera: ¡se trataba del primer sello postal de papiroflexia del mundo mundial! Repetimos: ¡del mundo mundial y parte del extranjero!

Las razones por las que elegimos esa pieza eran casi evidentes: la pajarita como representante reconocible de la papiroflexia como arte y la alusión a las famosas palomas mensajeras. ¡El caso es que a nadie se le había ocurrido antes! O se quedó dormido...

 

De letras o de números

Pajaritas de papel

 

¿Sois de letras o de números? ¡No contestéis! ¡No cometáis semejante estupidez! ¿Es que tenemos que aceptar que nos dividan entre esas dos categorías? Nosotros decimos que no. Y nuestra empresa es el ejemplo de ello: Begoña estudió Bellas Artes y Diego es ingeniero. Que dos mentes más dispares, dirían algunos… Que irreconciliable hecho, dirían otros…

Meninas

Meninas

Esta entrada, de la semana siguiente al 25N, va también dedicada a lo que este día reivindica: políticas efectivas en la erradicación de la violencia que se ejerce contra la Mujer.

 

 

Primera entrada del blog de Joyas de Papel

Arrancamos!

A veces hay gente que tiene la inmensa suerte de convertir su afición en su oficio, que identifica ocio y negocio. Ese ha sido nuestro caso, el de un ingeniero y el de una artista que se han enamorado del origami convirtiéndolo en su trabajo.

Cuando Diego comenzó con sus figuras frikis de dragones y caballos de batalla tuvo la suerte de que alguien exclamó: “¡quiero eso, más pequeño, para llevarlo puesto!”. Y así fue como lo que parecía un pasatiempos empezó a ocuparle más y más tiempo.